Murcia

El pueblo de Totana se volcó con su patrona, Santa Eulalia de Mérida, el día de la bajada

Fuente:

Cerca de 10.000 romeros volvieron a dar su calor a la Santa en la jornada del 8 de diciembre tomando parte en la tradicional romería en la que la música y la alegría fueron las notas dominantes del camino

Un río de romeros acompañó el pasado 8 de diciembre a Santa Eulalia de Mérida en su tradicional bajada desde su santuario hasta Totana. Cerca de 10.000 personas, según informaron fuentes de la Policía Local, participaron en esta jornada festiva, y arroparon a la patrona de Totana en el día grande de sus fiestas.

Desde la madrugada, muchas personas fueron accediendo a las inmediaciones de la ermita de La Santa, donde, bien pertrechados de prendas de abrigo, se dispusieron a pasar, entre los cánticos de las cuadrillas, las horas previas al inicio de la bajada. Muchos grupos se reunieron en torno a hogueras para entrar en calor y para cocinar migas y embutidos. No faltó tampoco la mantellina -típica bebida elaborada a base de miel, anís, agua y limón-, que en botella o en bota, sirvió para endulzar las gargantas.

Además, a las siete de la mañana, la Concejalía de Festejos, como es tradición, invitó a degustar un chocolate caliente, que a esas horas de la mañana, sentaba de maravilla. En el interior de la ermita, a las ocho de la mañana, se ofició una santa misa, y a su término, se ultimaron los preparativos para comenzar el descenso.

A las nueve de la mañana, el volteo de las campanas del santuario anunció la salida de la imagen de la patrona de Totana, que nada más aparecer por la puerta de su ermita fue recibida con los vivas entusiasmados de los allí congregados.

Se inició así el camino de descenso que habría de trasladar a la patrona de los totaneros hasta la ciudad de Totana, siete kilómetros que se hicieron en medio de los cánticos de las cuadrillas. La patrona, portada a hombros por los hermanos de La Santa, agrupación que se encarga de esta noble tarea, y que van ataviados con pañuelos rojos en la cabeza, emergía entre la multitud que la acompañaba delante y detrás, vestida con su traje rojo martirio con bordados dorados.

«Campanitas que vais repicando», «Totana, eres una maravilla»… eran parte de algunas de las canciones que se escucharon en el camino, entonadas por las personas que acompañaban a la patrona.

Llegada al Rulo

Tres horas después de iniciar su partida, la imagen de Santa Eulalia llegó al paraje conocido como El Rulo, donde fue recibida por las autoridades, encabezadas por el alcalde, Juan Morales, y miembros de la Fundación La Santa, así como por numerosos vecinos que allí se congregaron también. Este año, también estaban miembros de una delegación institucional de la localidad húngara de Kalocsa, municipio con el que está hermanado Totana, que observaban con admiración esta muestra de fervor popular.

En El Rulo, la patrona fue recibida por una estruendosa traca y fuegos artificiales y por los sones del Himno Nacional que se interpretó. Además, se entonó el himno de La Santa, el "Gloria y Honor". La imagen de la Santa fue trasladada después a la ermita de San Roque, donde pasa, como es tradición, su primera jornada en Totana.

La imagen de Santa Eulalia permanecerá ya en Totana hasta el próximo 7 de enero, en que de nuevo en romería regrese a su santuario.

El pueblo de Totana se volcó con su patrona, Santa Eulalia de Mérida, el día de la bajada, Foto 1
El pueblo de Totana se volcó con su patrona, Santa Eulalia de Mérida, el día de la bajada, Foto 2
El pueblo de Totana se volcó con su patrona, Santa Eulalia de Mérida, el día de la bajada, Foto 3

Comenta esta noticia en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información