Murcia.com - Noticias de la Región de Murcia

6 de enero – Epifanía del Señor

Paso la palabra. Para meditar cada día
6 de enero – Epifanía del Señor
Por Jesús Aniorte

1. Preparación

Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.

Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.

2. La palabra de Dios

Hermanos: Habéis oído hablar de la distribución de la gracia de Dios que se me ha dado en favor vuestro. Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la promesa en Jesucristo, por el Evangelio. (Ef 3,2-3a.5-6).

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.» Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: ?Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel."» Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.» Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino. ( Mt 2,1-12)

1. Fiesta de la epifanía: el Dios Niño de Belén se manifiesta como Salvador de todos los hombres. Como dice san Pablo en la 2ª lectura: “Que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la Promesa en Jesucristo, por el Evangelio.” Y que el Salvador se manifiesta –y sigue manifestándose- a todos los que lo buscan. El evangelio nos presenta a unos magos de Oriente que buscan, sin desánimo, al Rey de los judíos que ha nacido. De alguna manera han sentido la llamada de Dios –“hemos visto salir su estrella”-, y ellos han dejado lo seguro -su vida de cada día- y se han puesto en camino para buscarlo. No les fue fácil. Era un viaje duro a tierras lejanas. Tuvieron que superar momentos de duda y oscuridad, como cuando la estrella desapareció. Pero no cejaron en la búsqueda, hasta que “ vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron... y le ofrecieron regalos...” ¡Es el premio del que busca: Dios siempre se manifiesta al que lo busca sincera y perseverantemente!

2. “...hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo. ” Alzar la cabeza para ver la estrella, dejarnos seducir por ella, salir de una vida más o menos arreglada y segura, y ponernos en camino para buscar al Salvador. Dice Juan J. Bartolomé: “Como en Belén, Dios se hace el encontradizo de quien acude a él ilusionado por poder darle algo de cuanto tiene; no es que nuestro Dios necesite de lo que podamos darle, es que nosotros, para encontrarle, necesitamos poner a sus pies cuanto somos y cuanto de valor tenemos. Únicamente los generosos encuentran a Dios... El Dios de Belén resulta adorable sólo para quien le busca para hacerle presente su amor y su entrega. ” Señor, hoy quiero buscarte para arrodillarme a tus pies y entregarte cuanto tengo y soy: Tú eres el Salvador.

3. No cabe duda que la gente de nuestro tiempo tiene más cosas que antes; pero ¿es más feliz? ¿No hay demasiada gente sin ilusión ni alegría, que va por la vida desconcertada, sin encontrar un “por qué vivir”? Nosotros mismos, ¿no sentimos la necesidad de salir de una vida que no nos llena, y hasta nos aburre y asfixia, para buscar “algo más”? Los magos fueron, vieron al Niño, lo adoraron. Después volvieron a su tierra, a lo de antes; pero vuelven “ por otro camino”: su vida era otra, el encuentro con aquel Niño-Salvador dio nuevo sentido a su existencia. Señor, que yo hoy vaya y te adore, y allí quede cuanto de inútil y sin sentido hay en mi vida, y vuelva con una vida más llena de ilusión y sentido, más iluminada por tu amor.

3. Diálogo con Dios

A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.

06/01/2010


  • Artículos de "Al hilo de la vida y de mis reflexiones"
  •