Murcia

El Gobierno regional analiza las consecuencias del temporal de lluvia del pasado viernes

Fuente:

Comentar
El Gobierno regional analiza las consecuencias del temporal de lluvia del pasado viernes

El Ejecutivo regional ha analizado el conjunto de actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno regional, en colaboración con el Gobierno de la Nación y los consistorios de los municipios de Lorca y Puerto Lumbreras, para hacer frente a los destrozos causados por las intensas lluvias caídas en la Región el pasado viernes 28 de septiembre y recuperar la normalidad lo antes posible.

Desde el primer momento, el Ejecutivo regional ha desplegado un amplio abanico de actuaciones para afrontar una catástrofe natural sin precedentes en el ámbito regional desde el año 1879, con cantidades de lluvia de más de 200 litros por metro cuadrado en áreas del Alto Guadalentín.

Este balance se traduce en 1.649 llamadas atendidas desde el teléfono de emergencias 112, actuación en 1.463 incidentes, 456 achiques, 152 rescates y salvamento, atención de 64 asuntos por caídas de objetos y pequeños derrumbes, 221 llamadas en materia de seguridad ciudadana e información facilitada a 570 ciudadanos.

Ante la gravedad de los acontecimientos, y activado el nivel 2 del Plan Especial de Protección Civil ante Inundaciones en la Región de Murcia, se sumaron al dispositivo un total de más de 500 efectivos y 60 vehículos.

De ellos, 153 efectivos corresponden al Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento, reforzado por los parques de Lorca y Puerto Lumbreras con personal de Caravaca de la Cruz, Mula, Alhama de Murcia,Totana, Yecla, Águilas, Mazarrón y el Mar Menor, al tiempo que se mantuvo el personal habitual en el resto de la Región.

Igualmente, cooperaron 150 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, 70 de Cruz Roja Española, 15 del Servicio de Emergencias Municipal de Lorca, 15 del Servicio de Emergencias y Protección Civil Municipal de Puerto Lumbreras, 16 Brigadas Forestales, con 60 brigadistas y agentes medioambientales, 50 Voluntarios de Protección Civil, seis brigadas del Servicio de mantenimiento de Carreteras de la Comunidad y numerosas empresas privadas de maquinaria pesada.

Actualmente, el operativo que permanece en las zonas afectadas por el temporal asciende a casi 200 personas, que se afanan en las tareas de búsqueda de la persona de nacionalidad alemana que a día de hoy se encuentra desaparecida, así como en la limpieza y adecuación de los accesos a las áreas más perjudicadas por las precipitaciones, recuperación en las zonas afectadas, inspección del estado de edificios y reparación de los daños más relevantes, principalmente, en los servicios esenciales, tales como electricidad, telefonía, gas y agua potable, con el fin de garantizar su perfecto funcionamiento.

En materia de infraestructuras, los daños más graves se produjeron en el entorno de Lorca y Puerto Lumbreras, donde además de limpieza de márgenes y acondicionamiento de cunetas es necesario, en muchos casos, reconstruir completamente el firme y reparar huecos debajo de la calzada, que en ocasiones llegan al eje de la carretera, como ocurre en la RM-D11.

El total de carreteras afectadas de la red regional asciende a 62 en el entorno de los municipios de Lorca, Cartagena, Caravaca de la Cruz, Mula, Jumilla, Murcia y Alcantarilla.

De ellas, 12 fueron cortadas y ya han sido abiertas al tráfico desde el sábado, a excepción de la D-12 (Lorca-Estación de Puerto Lumbreras), que aún continúa cortada porque sus daños son mayores y requieren de mayor tiempo para su reparación.

En concreto, ayer jueves quedaban abiertas al tráfico las carreteras RM-517 (Caravaca de la Cruz-Cehegín), y la D-10 (La Almenara-Lorca), por lo que son once las carreteras de la red autonómica que han podido ser abiertas desde el pasado sábado, gracias a los trabajos de limpieza de arrastres de tierra llevados a cabo por el Servicio de Conservación de Carreteras.

En materia agricultura y ganadería, según un primer balance, de carácter provisional, se ha establecido una 'zona cero' de más de 9.000 hectáreas de la huerta de Lorca y Puerto Lumbreras que han resultado afectadas con daños de gran consideración.

En la evaluación de daños, realizada por técnicos de la Comunidad, se han delimitado dos zonas según el grado de afección de los efectos causados por las lluvias torrenciales. En este sentido, se ha definido la 'zona cero' como la más afectada en las diputaciones lorquinas de Campillo, parte de La Torrecilla, parte de Purias, parte de La Escucha y parte de Almendricos, y la diputación de El Esparragal, en el término municipal de Puerto Lumbreras.

El porcentaje medio de afección de los cultivos en esta zona oscila entre el 60 y el 80 por ciento de pérdidas, con áreas donde se alcanza el cien por cien. Las lluvias han afectado a 5.500 hectáreas de cultivos hortícolas intensivos, 60 de invernadero, 900 de frutales y almendros, cien de cítricos y 530 hectáreas de olivos, mientras que el resto era zona de pastizal.

En las 'zonas limítrofes' se califican las diputaciones de Puerto Adentro y Cabezo de la Jara, en Puerto Lumbreras, y las diputaciones de Cazalla, Tiata, Marchena, Tercia, la Hoya y Aguaderas, así como las pedanías altas en Lorca. En esta zona los daños en cultivo se estiman entre un 40 y 50 por ciento aproximadamente en las diputaciones de Puerto Adentro y Góñar, aunque son también muy importantes en los elementos estructurales.

En la parte correspondiente a Tercia, Marchena y Aguaderas, donde se cultivan hortalizas, lechuga, alcachofa y bróculi, los daños medios superan el 50 por ciento. En las diputaciones de Pozo Higuera y La Escucha, los daños se localizan en plantaciones de cítricos, frutales y uva de mesa y algunos arrastres en hortalizas en el paraje de La Campana. La superficie total afectada en las zonas limítrofes es de 7.000 hectáreas, 3.000 de las cuales son de consideración.

En lo referente a ganadería, la Comunidad ha retirado desde el sábado 9.150 cabezas de animales, lo que supone 200 toneladas de cadáveres recogidos y trasladados a los centros de gestión especializada en su tratamiento.

En cuanto a centros educativos, algunos se vieron afectados con algunos desperfectos en el mobiliario y pequeñas inundaciones, pero gracias a la labor coordinada de los técnicos de la Administración regional y local, tras la comprobación de daños, las clases pudieron comenzar con normalidad el lunes, y así se han seguido desarrollando durante la semana.

El Gobierno regional trabaja intensamente en la preparación de la documentación necesaria para solicitar la adopción de medidas urgentes y las ayudas económicas necesarias para paliar los daños producidos en los terrenos, bienes y personas afectados por estas inundaciones.

A través de ello, el Gobierno central deberá definir un régimen de ayudas específicas y adoptar un conjunto de medidas paliativas y compensatorias dirigidas a la reparación de los cuantiosos daños producidos y a la recuperación de las zonas específicas afectadas.

El Gobierno regional analiza las consecuencias del temporal de lluvia del pasado viernes, Foto 1
El portavoz del Ejecutivo regional, José Ballesta, y el consejero de Economía y Hacienda y vicepresidente autonómico, Juan Bernal, en la rueda de prensa para informar de los asuntos acordados por el Consejo de Gobierno

Comenta esta noticia en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información