Murcia

Paso la palabra. Para meditar cada día: 18/8/2017

Paso la palabra. Para meditar cada da
Paso la palabra. Para meditar cada día: 18/8/2017
Por Jesús Aniorte

1. Preparacin

Seor, aqu estoy delante de ti. Aydame a tomar conciencia viva de que t ests conmigo siempre. Est donde est, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oracin me sea provechoso. Que vea claro qu quieres de m. Dame un corazn nuevo, que me gue por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Seor. Soy todo tuyo. Haz de m lo que t quieras. Amn.

Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Djate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexin te basta, qudate ah, no prosigas.

2. La palabra de Dios

Jess dijo entonces a sus discpulos: En verdad os digo: difcilmente entrar un rico en el Reino de los Cielos. Es mas, os digo que es ms fcil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios: os digo que es ms fcil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios". Cuando oyeron esto sus discpulos, quedaron muy asombrados y decan: Entonces, quin podr salvarse? Jess, fijando su mirada en ellos, les dijo: Para el hombre esto es imposible, para Dios, sin embargo, todo es posible. Entonces Pedro tom la palabra y le dijo: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, qu recompensa tendremos? Jess respondi: En verdad os digo que en la regeneracin, cuando el Hijo del Hombre se siente en su trono de gloria, vosotros, los que me habis seguido, tambin os sentaris en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. Y todo el que haya dejado casa, hermanos o hermanas, padre o madre, o hijos, o campos, por causa de mi nombre, recibir el ciento por uno y heredar la vida eterna. Porque muchos primeros sern ltimos y muchos ltimos sern primeros. (Mateo 19, 23-30).

1. Ante la retirada del joven rico, sobre la que meditbamos ayer, Jess comenta a los discpulos que las riquezas son un gran inconveniente para seguirle y entrar en la comunidad mesinica: os digo que es ms fcil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios. Al or esto, los discpulos se quedaron desconcertados y comentan que, si son las cosas as, quin podr salvarse. Con estas palabras tan duras del evangelio de hoy Jess pretende sacudir nuestra conciencia y advertirnos que estemos ojo avizor para no dejarnos esclavizar por los bienes de este mundo. No es que las riquezas sean malas en s; lo malo es que las antepongamos a todo lo dems, incluso al hambre y las necesidades de los pobres y slo nos interese acumular y no, distribuir. El que obra as Jess dice que no puede entrar en el Reino de Dios. El tener el corazn posedo por las riquezas hizo que los buenos propsitos del joven de ayer se rompieran y quedaran en nada. Y hoy no vemos que ocurre lo mismo a muchos cristianos?

2. Al ver Jess a los discpulos angustiados por lo duro de las palabras que les ha dicho, los anima: para el hombre esto es imposible, para Dios, sin embargo, todo es posible. Por nosotros mismos, qu corto es el camino que podemos hacer siguiendo a Jess pobre! Pero no hemos de desanimarnos. Somos dbiles e incapaces de renunciar a tantas riquezas que an esclavizan nuestro corazn, pero el Seor est con nosotros, y para Dios todo es posible. En l y con l todo lo podemos. Hasta desprendernos de tantas ambiciones humanas y materiales que an nos tienen atados y nos impiden irnos con el Seor Seor, lucha conmigo; librame de lo que no soy capaz de desposeerme. Dame un corazn de pobre, como el del Pobrecillo de Ass, un corazn vaco de todo y capacitado para acogerte a ti y a tu Reino.

3. Lo que Jess ha dicho a los apstoles hace que Pedro piense en l y en sus compaeros: Qu va a ser de ellos? Y dice a Jess: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, qu recompensa tendremos? Efectivamente, cuando Jess los llam, lo dejaron todo y se fueron con l. Y ah siguen, caminando con Jess Pero siguen sin romper con la vieja mentalidad, sin entender el servicio y el amor gratuito de Dios. Lo han dejado todo, pero esperando recibir una recompensa a cambio: qu recompensa tendremos?, ha dicho Pedro. Jess, como respuesta, les habla de cmo sern las cosas en el mundo nuevo que ha comenzado con l y sus discpulos: En verdad os digo que en la regeneracin, cuando el Hijo del Hombre se siente en su trono de gloria, todo el que haya dejado casa, hermanos o hermanas, padre o madre, o hijos, o campos, por causa de mi nombre, recibir el ciento por uno y heredar la vida eterna. Yo, Seor, reconozco que ha sido muy poco lo que he dejado para seguirte. Pero, a cambio de ese poco, cunto he recibido ya! El gozo de sentirme hijo de Dios y hermano de todos, esos momentos de alegra y paz profunda que, a veces, me has dado gozar aun en momentos difciles, no son ya el ciento por uno que prometiste a los que te siguieran y anticipo de lo que nos dars despus? Gracias, Seor, porque a mi mezquina respuesta has respondido con generosidad tan grande.

3. Dilogo con Dios

A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregntate qu te pide el Seor... Hblale como a un amigo. Pdele perdn, dale gracias. Escucha en tu corazn qu te dice el Seor. Pide que te ayude para poder llevar a la prctica los deseos que han surgido en tu corazn.

18/8/2017


  • Artculos de "Al hilo de la vida y de mis reflexiones"
  •  
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información