Murcia

Paso la palabra. Para meditar cada día: 21/2/2018

Paso la palabra. Para meditar cada día
Paso la palabra. Para meditar cada día: 21/2/2018
Por Jesús Aniorte

1. Preparación

Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.

Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.

2. La palabra de Dios

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: -«El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará. » Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: -«¿De qué discutíais por el camino?» Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: -«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»  Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: -«El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mi no me acoge a mí, sino al que me ha enviado. » (Marcos 9, 30-37).

1 Jesús, mientras camina hacia Jerusalén, sigue preparando a los discípulos para lo que se avecina. Por segunda vez les habla de su Pasión, Muerte y Resurrección. Pero ellos siguen sin entender ni aceptar que su Maestro pueda morir como un fracasado. Y es que siguen anclados en su mentalidad competitiva y de prestigio, pensando en un mesianismo de triunfos terrenos y de poder político. De ahí que discutan sobre quién será el más importante cuando Jesús establezca su Reino. ¡Cuánto debió entristecerte, Señor, esta actitud de los tuyos! Tú les hablas de ser Mesías-Siervo, que se abaja y entrega en la cruz, y ellos siguen peleando por subir y ocupar los primeros puestos! Señor, ¿no es lo que me pasa a mí? Cuánto tiempo escuchando tu mensaje de amor y entrega y abajamiento y servicio… y yo –en mi corazón- ¿qué ambiciono, qué busco?  ¿Cuándo me veré libre de mi ridícula egolatría y orgullo? Perdóname, Señor. Sigue adoctrinándome y dándome tu gracia hasta que este corazón duro se enternezca ante tu amor y vea claro.

2 Jesús sale al paso de su ambición y les dice. -«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. En la comunidad de Jesús, para ser primero hay que hacerse servidor y último. Ese fue el camino de Jesús: entregarse, hacerse servidor de todos, y por eso fue exaltado por Dios y constituido Señor de todo. Esta es la actitud que hemos de tener nosotros, si queremos ser de los suyos y estar cerca de él… ¡Cuánto me cuesta aceptarlo, Señor, y hacerlo vida! ¡Qué difícil se me hace ser servidor y estar a disposición de los demás, y ser el último! Cambia, Señor, este corazón egoísta y orgulloso, que no me busque a mí mismo, sino que busque servir a los demás, sin esperar nada a cambio. Que comprenda que la única manera de ser importante a los ojos de Dios es hacerse el último y servidor de todos.

3 Después, “acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: -«El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”. El niño, en aquella sociedad, era lo menos importante, lo que menos contaba. Y con el gesto de ponerlo en medio, Jesús dice a los suyos que en su comunidad precisamente los que menos cuentan son los que hay que poner en el centro, y servirlos y honrarlos. Más: Jesús se identifica con ellos. De modo que, cuando acogemos y servimos a los menos importantes, a los que menos cuentan en la sociedad, -ancianos, enfermos, pobres, emigrantes, etc.-, acogemos y servimos al propio Jesús y al Padre que lo ha enviado. Señor, haz que lo comprenda de una vez por todas. Ayúdame. Porque me cuesta servir en general; pero servir a los más débiles, a los menos valorados por la sociedad…  ¡cómo lo rehúyo, Señor!

3. Diálogo con Dios

A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.

21/2/2018


  • Artículos de "Al hilo de la vida y de mis reflexiones"
  •  
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información