Murcia

La Consejería de Agricultura continúa con las tareas de retirada de animales y evaluación de daños en los campos de la comarca del Guadalentín

Fuente:

Durante el fin de semana, se han recogido entre 150.000 y 200.000 kilos de cadáveres de animales, principalmente de ovino, que ha sido la cabaña más afectada por las características de sus infraestructuras

Comentar

Técnicos de las Oficinas Comarcales Agrarias siguen evaluando los daños en las zonas de cultivo, aunque aún no hay estimaciones debido a las dificultades de acceso en las explotaciones anegadas por el agua

La Consejería de Agricultura y Agua continúa con las labores de retirada de animales muertos y evaluación de daños en los cultivos de la comarca del Guadalentín, como consecuencia de las inundaciones sufridas durante las lluvias del pasado viernes, que afectaron a varias pedanías de los municipios de Lorca y Puerto Lumbreras.

Los técnicos del servicio de Sanidad Animal de la Consejería, en colaboración con personal de las administraciones locales, trabajan intensamente desde el sábado en las zonas afectadas, principalmente en la diputación lorquina de El Campillo, y también en Purias, y la pedanía de El Esparragal en Puerto Lumbreras, para retirar los cadáveres de animales y evaluar los daños.

El desarrollo de los trabajos se realiza en función de la accesibilidad de los terrenos y las solicitudes de ayuda de las explotaciones ganaderas. Desde la Consejería se ha pedido colaboración a los ganaderos de la zona para que, en la medida de lo posible, coloquen los animales muertos junto a las carreteras y los caminos, y puedan ser trasladados a los centros de gestión especializados de tratamiento de cadáveres.

Según las primeras estimaciones, durante el fin de semana se han recogido entre 150.000 y 200.000 kilos de cadáveres de animales. Por el momento, se tiene constancia de siete granjas en Lorca que han sido afectadas en su totalidad. Las más perjudicadas han sido las explotaciones de ovino por las características de su infraestructura.

Por su parte, técnicos de las Oficinas Comarcales Agrarias (OCA) dependiente de la Consejería, trabajan en la evaluación de los daños en las zonas de cultivo de los municipios de la Región. Asimismo, han puesto a disposición de los agricultores y ganaderos un modelo de solicitud donde registrar sus daños. Por el momento no se pueden ofrecer estimaciones ya que existen muchas zonas de difícil acceso al encontrarse inundadas.

La Consejería de Agricultura, a través de la empresa pública Tragsa, también ha puesto a disposición de los ayuntamientos la maquinaria necesaria para poder habilitar los caminos rurales que se encuentran anegados por el lodo y el agua, para poder facilitar el paso a los habitantes y acceder a las zonas afectadas.

Comenta esta noticia en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información