Murcia.com
HISTORIA POLICIA LOCAL MURCIA - 150 años a tu servicio 1854-2004
TOP 10 Mejor Web Personal
HACIA UNA POLICÍA MODERNA Exposicion Policia Local Murcia

En este apartado se sintetizan los acontecimientos históricos acaecidos en el último medio siglo de existencia de la Policía Municipal de Murcia.

El inicio de la Guerra Civil Española en el año 1936, trae consigo numerosos cambios en la organización y miembros de la Corporación Municipal; siendo Alcalde-Presidente O. Fernando Piñuela Romero, se aprueba una moción presentada por el socialista Francisco Gilbert Hernández, que ostentaba el cargo de Jefe de Personal y Gobierno interino del Ayuntamiento, en la que se recogía ".,.la eliminación de aquellos funcionarios que se hayan caracterizado por sus actividades antirrepublicanas, hayan realizado campañas contra el Gobierno legítimo de la República o hayan contribuido de cualquier modo a exaltar la sedicción fascista ",", Cabezas de turco de esa decisión del Concejo fueron entre otros dos miembros de la Guardia Municipal, D. Demetrio Campoy Barnés (Jefe del Cuerpo) y Juan Bohajar Baró (Guardia raso) que quedaron destituidos de sus cargos con carácter definitivo y sin derechos activos o pasivos algunos. Con la terminación de la Guerra Civil Española en el año 1939, se suceden en la ciudad de Murcia acontecimientos de relevancia, que supusieron una transformación en todos los ámbitos sociales y políticos del momento.

Uno de los hechos trascendentales de la victoria en dicha guerra del frente nacionalista y la derrota de los republicanos. fue la destitución de cargos que estaban siendo ocupados por partidarios de la República; entre estos cargos quedó incluido el entonces Alcalde Presidente del Ayuntamiento, D. Bienvenido Santos Borrego (Alcalde hasta el 29-03-1939), condenado a Cadena Perpetua, y su antecesor. D. Fernando Piñuela Romero, que fue condenado a Pena de Muerte.

En estos años de cambios en el Ayuntamiento, la Guardia Municipal siguió siendo firme a sus deberes y obligaciones como queda reflejado en la prensa del momento donde, cada día, se incluían los servicios prestados por los guardias, tales como denuncias, controles de pesos y medidas en las plazas y mercados, o hallazgos de objetos que quedaban depositados en las dependencias de la Jefatura de la Guardia Municipal.

El establecimiento del Régimen franquista, de carácter centralista y autoritario, supuso una etapa de estabilidad política, y la aprobación de la Ley de 8 de Marzo de 1941, convirtió a la Guardia Municipal en un Cuerpo auxiliar de las fuerzas policiales del Estado, divididas en Cuerpo General de Policía y Policía Armada y de Tráfico, como así quedó reflejado en su apartado 4". Aunque seguían dependiendo de las autoridades municipales, las órdenes emanadas por la Dirección General de Seguridad debían ser inmediatamente cumplidas, siendo sancionados por hacer caso omiso a las mismas (artículo 2 Decreto de 31 de Diciembre de 1941). En las décadas siguientes a la instauración del Régimen de Franco, la Guardia Municipal vio como se creaba su Brigada Motorizada. Fue este un hecho fundamental, ya que las necesidades de la sociedad y el aumento del tráfico motorizado en la ciudad hicieron que los patrullajes a pie y en bicicleta, comunes hasta ese momento, se hicieran lentos e ineficaces para solucionar muchos de los servicios que surgían.

No obstante, el crecimiento de Murcia en los años 60, obligó a un paralelo crecimiento de la Guardia Municipal.

Aquellos primeros vehículos con los que contó la Guardia Municipal fueron las motocicletas de las que quedan vestigios en fotografías. La unidad motorizada de la Guardia Municipal era el buque insignia de este Cuerpo y pronto se hizo con el respeto y admiración de todos los murcianos, que gustaban de ver a aquellos guardias perfectamente uniformados con cascos blancos, trincheras y botas altas de cuero montando esas "ruidosas burras", como así gustaban llamarlas los huertanos de la época. La Unidad Motorizada representaba a la Guardia Municipal en todos los eventos de importancia de la ciudad: así podíamos verlos encabezando los desfiles de Semana Santa y Fiestas de Primavera, como la afamada y vistosa "Batalla de las Flores': Esta costumbre aún perdura en nuestras fiestas y podemos ver, año tras año, como la Unidad Motorizada de la Policía Municipal encabeza con honor los decorosos desfiles del Bando de la Huerta, Murcia en Primavera y Entierro de la Sardina, siendo admirados por todos los ciudadanos y dejando perplejos a los niños que persiguen con su vista las luces azules de las motocicletas.

La necesidad de controlar el tráfico rodado en la ciudad exigió a los mandos del Cuerpo establecer puestos de vigilancia de tráfico en varios puntos de la ciudad que, por su afluencia de vehículos y ausencia de semáforos que los regularan, eran testigos de numerosos accidentes. De este modo aparecieron a finales de la década de 1950 las primeras peanas con guardias en lo alto que, con ayuda de su silbato y vestidos con un inmaculado traje blanco. hacían lo que podían para organizar a carros tirados por mulas. peatones, bicicletas y escasos vehículos motorizados que a su punto acudían. Hoy en día no existen tales peanas, ni los guardias visten de blanco. pero sí podemos ver cómo en los cruces neurálgicos de la ciudad (El Rollo, Plaza de Martínez Tornel o Plaza de la Fuensanta) hay un policía que intenta poner orden en el tráfico de la ciudad.


HISTORIA POLICIA LOCAL MURCIA - 150 años a tu servicio 1854-2004
  • INTRODUCCIÓN
  • VESTIGIOS MEDIEVALES
  • EL ORDEN PÚBLICO EN LA PRIMERA MITAD DEL S. XIX
  • LA CREACIÓN DE LA GUARDIA MUNICIPAL
  • LOS PRIMEROS SERVICIOS DE LA GUARDIA MUNICIPAL
  • El REGLAMENTO DE 26 DE MARZO DE 1909
  • HACIA UNA POLICÍA MODERNA
  • LA POLICÍA MUNICIPAL DESDE LA CONSTITUCIÓN DE 1978
  • LA POLICÍA LOCAL DE MURCIA HOY
  •     Copyright © 2003-2017 Policia Local de Totana   http://www.totana.com/museo-policia