Murcia

Jesús Aniorte

Al hilo de la vida y de mis reflexiones

La Resurrección, una llamada al compromiso

Resurrección: estallido de vida: Re-surgir. Y pienso en esos árboles que el frío del invierno mata, y luego la primavera viste de pronto de vida. Como ese árbol de Judea que veo desde mi ventana: hoy extiende al cielo sus brazos, desnudos por el frío hasta dar pena; dentro de bien poco será esplendoroso grito de alegría rosa en el parque. Y pienso, sobre todo, en el grano de trigo que es tirado a tierra y que se va pudriendo para luego resurgir hecho espiga. Lo dijo El: "El grano de trigo que cae en tierra, queda infecundo si no muere; pero, si muere, produce mucho fruto” (Jn 12,24).

Y es que morir es el camino para poder re-surgir. Lo olvidamos fácilmente. Tenemos miedo. Porque morir es rompimiento, dolor, enfrentamiento con la soledad, abandono, desamparo. ¡Y horroriza tánto esto! Como que ese miedo alcanzó al mismo Cristo. Recuerda aquellas náuseas de la noche de Getsemaní. Pero El no se echó atrás: "No se haga mi voluntad sino la tuya." (Lc 22, 42). Y es que era el camino, repito. "Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el Nombre-sobre-todo-nombre". (Fil 2, 9).

Reflexiono sobre esto, porque es fácil la tentación del gozo y la alegría superficial de la Resurrección: El Señor ha resucitado, ¡aleluya! Y ya está. Con unos gritos de júbilo despachamos la Resurrección. Y no. Hay que profundizar. Hay que pensar en el triunfo, pero también en el camino que ha conducido a él. Cristo llega al triunfo a través de un túnel negro de dolor, de desprecio, de afrenta, de traición, de muerte. No hay que olvidarlo, porque es el camino que tenemos que recorrer, si queremos llegar a la participación plena de ese triunfo.

Dice san Pablo: "Ya que habeis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios”. (Col 3,1). La resurrección de Cristo nos afecta. Cristiano es el que, en el bautismo, ha muerto con Cristo al pecado y con Cristo ha resucitado a una vida nueva. No es, según Pablo, un rito vacío el bautismo, una ceremonia piadosa. Es lo más importante que le acaece al cristiano. "Con Cristo fuisteis sepultados en el bautismo, y con él resucitasteis mediante la fe…. A vosotros que estábais muertos por vuestros pecados... Dios os convivificó con El". (Col 2, 12-13).

Muertos al pecado, resucitados con Cristo. Ello impone una vida nueva, pues se ha cambiado de ser: "Despojaos del hombre viejo con sus malas pasiones y revestíos del hombre nuevo que se va renovando y se va conformando con la imagen de quien lo creó." (Col 3,10). Eso, cambiar de vida. El bautizado se ha revestido de Cristo. Es Cristo quien ha de manifestarse en su vivir y en su obrar. Cristo, el vencedor de 1a muerte, del pecado, del mal.

“Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo", dice Pablo. Lógico. Si convivimos con Cristo, el centro de la aspiración del bautizado debe estar donde está Cristo. El bautizado -conresucitado con Cristo- no puede sentirse plenificado con los solos valores puramente terrenos. Debe estar proyectado hacia arriba, “donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios." Vivir los valores del Reino, los que vivió Cristo.

Entonces, ¿qué? ¿Olvidarnos de este mundo y retirarnos poco menos que al desierto? Miradas las cosas superficialmente, eso parece. Como si Pablo animara a mirar sólo hacia “arriba", desentendiéndose de lo de “abajo", lo que paralizaría todo esfuerzo humano por la construcción de la ciudad terrena, haciendo buena la acusación de que la religión aliena. Pero no. El "hombre nuevo" relativiza, sí, esto de abajo, pero no lo olvida. Y menos lo desprecia. Por el contrario se siente llamado con más fuerza a la construcción de la "nueva tierra", ya inaugurada por la resurrección de Cristo. No. La Resurrección -y la esperanza de un "más allá" que ella nos mete en el corazón- no paraliza las manos del creyente. No puede paralizarlas. Si no, recuerda la reprimenda del mismo Pablo a aquellos de Tesalónica que, agazapados tras la esperanza de la resurrección, se habían instalado en el desinterés por las cosas de este mundo, y se negaban a trabajar. (2Tes 3,12).

Mira esto del Concilio: "La espera de una nueva tierra no debe amortiguar, sino más bien avivar, la preocupación de perfeccionar esta tierra, donde crece el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera anticipar un vislumbre del nuevo mundo."(GS 39).

No. La resurrección no paraliza las manos del cristiano; las pone en acción. Y con más energía y urgencia. Con más ilusión. Porque sabe que su trabajo no termina con él, en el vacío de la muerte, sino que es anticipación y preparación del reino de Dios. De nuevo el Concilio: "Los cristianos, en marcha hacia la ciudad celeste, deben buscar y gustar las cosas de arriba; lo cual no disminuye, antes, por el contrario, aumenta la importancia de la tarea que les incumbe de trabajar con todos los hombres en la edificación de un mundo más humano.”(GS 57).

Está claro, creo. ¿O no?


Artículos:
  • LO QUE PRETENDO CON ESTA SECCIÓN
  • De los ricos y sus riquezas
  • Hoy, ¡Feliz día!... Y mañana ¿qué?
  • Con ocasión del Domund
  • Valorar, gozar y agradecer lo que tenemos
  • Para educar a los hijos ¿la buena voluntad basta?
  • Dar, ese verbo que nos cuesta tanto 'conjugar'
  • Y sin embargo, aceptarse y seguir en la brecha
  • La bondad hará progresar el mundo
  • Rincón
  • A amar se aprende, hay que enseñarlo
  • Eso de la educación (II)
  • Eso de la educación (I)
  • Un camino para una vida en paz y feliz
  • Toda la culpa es de esta cabeza
  • Servir, cosa de fuertes
  • La parábola de las rosas
  • Vivir cara al futuro
  • La Resurrección, una llamada al compromiso
  • Otra vez la autoridad
  • "Sacar adelante" a los hijos
  • Catalina, la del corazón que supo amar
  • Todos los días pueden ser Navidad
  • Talento sin voluntad ¿a dónde llegará?
  • Amenazados... de Vida
  • Y de la autoridad ¿qué?
  • El divorcio y los hijos
  • Los hijos necesitan tiempo (2)
  • Los hijos necesitan tiempo
  • A la curación por la entrega
  • Ahora hablaré de mí
  • Los padres y el sentido a la vida
  • ¿Hombres de carácter o juguetes de los caprichos?
  • Amar a los hijos no es transigir en todo y no negarles nada
  • Refranes. Bien está lo que bien acaba
  • Refranes. LA MUJER EN LOS REFRANES
  • Refranes. Ya estamos en Invierno
  • Refranes. La Primavera, la sangre altera
  • Refranes. Año de higos, año de amigos
  • Refranes. Otoño entrante, barriga tirante

  • Paso la palabra. Para meditar cada día
    Para contactar con Jesús Aniorte mandar un email a aniorte@totana.com
  •  
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información