Murcia

Jesús Aniorte

Al hilo de la vida y de mis reflexiones

REFRANES

YA ESTAMOS EN INVIERNO

Colaboración de Julio Micó, capuchino

     Después de tanto ajetreo en los preparativos y en la celebración de la Navidad, -aunque hasta San Antón, Pascuas son- da la impresión de que estos primeros meses del año están vacíos; es decir, son como una transición.

     Sin embargo no podemos dejarlos abandonados a su suerte. Son una parte importante de nuestra vida que no conviene perder. Por lo tanto, habrá que encontrarle su sentido para aprovecharlos y sacarles rendimiento.

    

     Imitando a la naturaleza, que en este tiempo de fríos se retira hacia su interior, dando la impresión de que está muerta, podemos también nosotros hacer una incursión a nuestro interior para organizarnos por dentro y acumular recursos para cuando llegue la primavera, pues acomodarse al tiempo, es de hombre discreto.

La sabiduría popular

     La vida moderna nos está privando de unos valores que, debidamente reconvertidos, nos serían de gran utilidad; entre ellos están los refranes. Uno de ellos nos advierte que en tus apuros y afanes, pide consejo a los refranes.

     Efectivamente, quien habla por refranes, es un saco de verdades, pues los refranes son la condensación de la experiencia y la sabiduría del pueblo en unas pocas palabras, -cien refranes, cien verdades- por lo que resultan de una gran eficacia para ahorrarnos los palos y los fracasos en el aprendizaje de la vida. De ahí que sea tan importe el aprovecharlos, pues ocasión perdida, no vuelve más en la vida. Por eso los vamos a tener en cuenta en esta pequeña reflexión.

     Uno de los elementos que da carácter al invierno es el frío, -enero caliente, el diablo trae en el vientre-; es como una especie de decorado que ambiente toda la acción, hasta el punto de que sin frío no hay invierno, pues frío en el invierno y calor en el verano, esto es lo sano. De ahí que no advierta, abriga bien el pellejo, si quieres llegar a viejo. Sin embargo hay que ser confiados, pues Dios que me da el frío, me dará el abrigo.

     Y es que el frío, hasta nos cambia la cara; por eso, a veces, aunque me río, no me río, que me hace reír el frío. En tales casos conviene resguardarse metiéndose en casa y encendiendo la lumbre; cada cual, a su corral.

     Aceptando como bueno que a cada pajarillo, le gusta su nidillo, siempre será una solución para no enfriarse, el acostarse pronto; de ahí que en invierno a las diez en la cama estés; y aunque seas de bronce, fuera de casa no te den las once, pues los aires fríos también son molestos, tanto fuera como dentro de casa; por eso, a la moza y al fraile, que no le dé el aire, y corriente entre dos puertas, sepultura abierta.

     En todo caso, si no queremos acostarnos pronto, siempre queda el recurso a la lumbre, ya que, además de borrar muchas diferencias que no viene a cuento, -a la luz de la tea, no hay mujer fea- siempre ofrece posibilidades para la conversación, aunque echar leña al fuego, si no es para calentarse, no lo apruebo.

     La lumbre debe ser motivo para la edificación, no para la crítica; pues la lumbre de casa, calienta y no abrasa. Por ello se necesita cierta cordura, ya que más duele soltar un vicio, que coger un ascua. De ahí la calidad de vida a la hora de la convivencia, pues leña seca, no hace humareda.

     Cuando se está a la lumbre, es una tentación lógica no sólo el comer, ya que nadie rebañando, enflorada, sino el comer caliente. Además de que comer caliente, hace buen vientre, también es verdad que lo frito, calentito. Pero, caliente o no, lo importante es comer, pues el alimento, cría entendimiento.

     El invierno, como podéis comprobar, da mucho de sí. Es un tiempo de reflexión y de proyectos, ya que año nuevo, vida nueva. Por eso es importante, para nosotros los cristianos, ir trabajando el día a día como una gracia del Señor, pues quien toma a Dios por padrino, tranquilo hace su camino, o, lo que es lo mismo, quien vive como Dios manda, alegre anda.

     Saber vivir, es tomar el tiempo como se vea venir, por eso en estos meses de frío en que nos retiramos a nuestro interior podemos planear el resto del año, ya que solamente sobre buen cimiento, se hace buen convento.

     Nuestro mayores nos enseñan a afrontar la vida con sabiduría cristiana, puesto que refranes heredados, evangelios abreviados


Artículos:
  • LO QUE PRETENDO CON ESTA SECCIÓN
  • De los ricos y sus riquezas
  • Hoy, ¡Feliz día!... Y mañana ¿qué?
  • Con ocasión del Domund
  • Valorar, gozar y agradecer lo que tenemos
  • Para educar a los hijos ¿la buena voluntad basta?
  • Dar, ese verbo que nos cuesta tanto 'conjugar'
  • Y sin embargo, aceptarse y seguir en la brecha
  • La bondad hará progresar el mundo
  • Rincón
  • A amar se aprende, hay que enseñarlo
  • Eso de la educación (II)
  • Eso de la educación (I)
  • Un camino para una vida en paz y feliz
  • Toda la culpa es de esta cabeza
  • Servir, cosa de fuertes
  • La parábola de las rosas
  • Vivir cara al futuro
  • La Resurrección, una llamada al compromiso
  • Otra vez la autoridad
  • "Sacar adelante" a los hijos
  • Catalina, la del corazón que supo amar
  • Todos los días pueden ser Navidad
  • Talento sin voluntad ¿a dónde llegará?
  • Amenazados... de Vida
  • Y de la autoridad ¿qué?
  • El divorcio y los hijos
  • Los hijos necesitan tiempo (2)
  • Los hijos necesitan tiempo
  • A la curación por la entrega
  • Ahora hablaré de mí
  • Los padres y el sentido a la vida
  • ¿Hombres de carácter o juguetes de los caprichos?
  • Amar a los hijos no es transigir en todo y no negarles nada
  • Refranes. Bien está lo que bien acaba
  • Refranes. LA MUJER EN LOS REFRANES
  • Refranes. Ya estamos en Invierno
  • Refranes. La Primavera, la sangre altera
  • Refranes. Año de higos, año de amigos
  • Refranes. Otoño entrante, barriga tirante

  • Paso la palabra. Para meditar cada día
    Para contactar con Jesús Aniorte mandar un email a aniorte@totana.com
  •  
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información