Murcia

Jesús Aniorte

Al hilo de la vida y de mis reflexiones

Catalina, la del corazón que supo amar

Leo a Sta. Teresa de Lisieux. Se preguntaba ella por qué Dios no da a todos la gracia sublime que dio a los grandes santos. Y la respuesta la encuentra en la belleza variada de la naturaleza: halla en ella la esplendorosa belleza de la rosa y del lirio, pero también el perfume de la humilde violeta y el encanto de la sencilla margarita. Pues así, piensa, ocurre en los santos: los hay con santidad que deslumbra; y los hay con santidad sencilla que también agrada a Dios. Y concluye: "La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que él quiere que seamos."

Esta observación de Teresa de Lisieux, me ha llevado a recordar a Catalina. Era una anciana, pequeña, vivaracha. No tenía pereza para moverse de una parte a otra del pueblo. Era analfabeta de letras humanas; pero muy "leída", en las del amor y del servicio, que es la ciencia principal, según aquello de Tolstoi: "De todas las ciencias que el hombre puede y debe saber, la principal es la ciencia de vivir haciendo el mínimo posible de mal y el máximo de bien."

Haciendo el mínimo posible de mal y el máximo de bien... Probablemente Catalina nunca se lo planteó en estos términos explícitos. Pero lo vivió.

Y aquí me viene a la mente lo que escribió Einstein, el gran sabio: "La vida es muy peligrosa. No por los que hacen mal, sino por los que se sientan a ver lo que pasa."

Pienso que Catalina no se sentó a ver lo que pasa; ella se movía - y mucho- para hacer por los demás lo que estaba en sus manos. No eran grandes cosas. "Es sólo una gota de agua...", me decía concretamente de su aportación a Cáritas, recordando las siguientes palabras de la Madre Teresa de Calcuta, que yo había leído en una reunión: “A veces sentimos que lo que hacemos es sólo una gota de agua en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota."

Formaba parte Catalina de la Junta de Cáritas parroquial. Ella quería colaborar no sólo con su trabajo, sino también con su aportación económica. Como su pensión de viuda era mínima, le dije que de ninguna manera. Pero Catalina no lo dudó: se puso a fregar escaleras, y lo que ganaba con ese trabajo lo entregaba a Cáritas.

Otra virtud sencilla de Catalina era su presteza para acudir a acompañar a las familias que perdían algún ser querido. De las primeras en llegar era siempre Catalina. Ella era la que dirigía el rezo del rosario durante el velatorio y en los "rezos" - como les llamaba la gente -, que se tenían en la casa del difunto los días posteriores al funeral. Rezaba las letanías en latín -un latín aprendido "de oído"-, con los disparates consiguientes. Pero era tal el amor que ponía Catalina en aquellas palabras que no entendía, que seguro que La Virgen sonreía, complacida, escuchando los disparates latinos de Catalina y viendo el amor que llenaba su corazón.

Algo que también admiré en Catalina fue que jamás le escuché hablar mal de nadie. En una reunión, alguien, al hablar de una persona en concreto, se dirigió a Catalina:

- ¿Verdad que fulanito es un poco raro?
Y Catalina respondió riéndose:
-¡Ay, como soy tan tonta, ni me he fijado!

Y es que el corazón que está lleno de bondad, está incapacitado para ver los defectos de los otros...

Su funeral fue de los más concurridos que yo vi en el pueblo. Como si todos quisieran, con su último adiós, agradecerle el consuelo que ella procuró llevar a sus corazones, a la muerte de algún familiar.

San Juan de la Cruz dice que "al final seremos examinados del amor". Pues, bien, Catalina no hizo grandes cosas; fue sencillamente "lo que Dios quiso que fuera", como decía Teresa de Lisieux: una mujer sencilla del pueblo, con un corazón que supo amar. Por eso, tengo la certeza de que, en el examen final sobre el amor, recibió sobresaliente. De modo que...


Artículos:
  • LO QUE PRETENDO CON ESTA SECCIÓN
  • De los ricos y sus riquezas
  • Hoy, ¡Feliz día!... Y mañana ¿qué?
  • Con ocasión del Domund
  • Valorar, gozar y agradecer lo que tenemos
  • Para educar a los hijos ¿la buena voluntad basta?
  • Dar, ese verbo que nos cuesta tanto 'conjugar'
  • Y sin embargo, aceptarse y seguir en la brecha
  • La bondad hará progresar el mundo
  • Rincón
  • A amar se aprende, hay que enseñarlo
  • Eso de la educación (II)
  • Eso de la educación (I)
  • Un camino para una vida en paz y feliz
  • Toda la culpa es de esta cabeza
  • Servir, cosa de fuertes
  • La parábola de las rosas
  • Vivir cara al futuro
  • La Resurrección, una llamada al compromiso
  • Otra vez la autoridad
  • "Sacar adelante" a los hijos
  • Catalina, la del corazón que supo amar
  • Todos los días pueden ser Navidad
  • Talento sin voluntad ¿a dónde llegará?
  • Amenazados... de Vida
  • Y de la autoridad ¿qué?
  • El divorcio y los hijos
  • Los hijos necesitan tiempo (2)
  • Los hijos necesitan tiempo
  • A la curación por la entrega
  • Ahora hablaré de mí
  • Los padres y el sentido a la vida
  • ¿Hombres de carácter o juguetes de los caprichos?
  • Amar a los hijos no es transigir en todo y no negarles nada
  • Refranes. Bien está lo que bien acaba
  • Refranes. LA MUJER EN LOS REFRANES
  • Refranes. Ya estamos en Invierno
  • Refranes. La Primavera, la sangre altera
  • Refranes. Año de higos, año de amigos
  • Refranes. Otoño entrante, barriga tirante

  • Paso la palabra. Para meditar cada día
    Para contactar con Jesús Aniorte mandar un email a aniorte@totana.com
  •  
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información